Archivo de la categoría: 2017

Liliana Zambrano Quintero / Investigadora Instituto de Derechos Humanos, Universidad de Deusto. Consultora en paz y conflictos

Liliana ZambranoCuando me pregunto ¿qué es ser humano hoy? me resuena la última parte de la pregunta: «el hoy». Y es que vivimos en un mundo cada vez más complejo, más dinámico, veloz, desigual y arrítmico que nos plantea nuevos y diversos retos como seres humanos. Desafíos que a veces nos confunden porque se nos muestran contradictorios. Exigencias que sentimos cerca o lejos porque nos interpelan directamente o porque suceden más allá de nuestras fronteras. Lo cierto es que la globalización cambió la forma de relacionarnos. Cambió la forma de relacionarse entre los Estados, y entre estos y otros actores emergentes en una sociedad global. Cambió la forma en la que nosotros, como individuos, nos relacionamos con otros. Esa dialéctica entre lo local y lo global, entre los espacios más próximos al individuo y los más alejados al mismo suscita, a mi forma de ver, un renovado interés por comprender la humanidad en las circunstancias del hoy.

Sigue leyendo

Oihane Korres Alonso / Doktorea Hezkuntzaren Berrikuntzan. Psikologia eta Hezkuntza Fakultateko irakaslea Deustuko Unibertsitatean

Oihane KorresZer esan ez dakidala geratzen naiz. Galdera eskerga da. Zer da gizakia izatea gaur?  Ia izutu egiten nau. Gizakia, alde batetik, eta gaurkotasuna, bestetik. Termino iheskorrak dira, begirada bakar batekin heldu ezin direnak. E-maila itxi, eta ikasleen lanak zuzentzen jarraitzen dut. Baina galderak hortxe dirau. Jakin-minaren arrak barrutik dabilzkit. Buruan daukat bueltaka galdera, alde batetik bestera… Eta, bat-batean, gelditu egiten naiz. Hori da. Gaur, gizaki izateak, atzo bezalaxe, erantzunen beharrean du oinarrietako bat. Erantzunen behar honek ekarri ditu azken mendeetan ezagutza zientifikoan izan diren aurrerapenak, eta, era berean, aurrerapen horiek bizitzeko eta bizitza ulertzeko moduak eraldatzen joan dira. Gaur atzo baino gehiago dakigu, baina bihar baino gutxiago.

Sigue leyendo

Raúl Villarroel / Dr. en Filosofía. Facultad de Filosofía y Humanidades. Universidad de Chile

Raúl VillarroelHoy en día, hay quienes piensan que el ser humano debe mejorarse a sí mismo, a través de la ciencia y la tecnología, ya sea desde el punto de vista genético o desde el punto de vista ambiental y social; que es posible provocar deliberadamente un “mejoramiento” (enhancement) de los seres humanos, con miras a alcanzar un estado superior, a veces llamado “transhumano”, o incluso “posthumano”.  Con ello, en verdad, no se refieren a mejoras conseguidas únicamente a través del sistema educacional o a aquellas modificaciones socioambientales determinadas, por ejemplo por la economía o la cultura, sino a aquellas otras que recurriendo a medios técnicos intervienen directamente el organismo humano para lograrlo, su base fisiológico-corporal. Los transhumanistas piensan que existen importantes motivaciones para sostener que las capacidades humanas actuales pueden ser ampliadas mediante dispositivos técnicos y que, incluso, hasta el comportamiento ético podría ser igualmente objeto de modificaciones o mejoras por vía de procedimientos de ingeniería genética. La naturaleza humana, entonces, sería vista como una obra en desarrollo, un trabajo en progreso, que nos interpelaría a su rediseño, conforme a una serie de antiguas aspiraciones de los seres humanos, que han estado presentes desde tiempos inmemoriales. Nuestra actual condición, nuestro “ser humano” por tanto, no debería considerarse forzosamente como el punto de arribo de la evolución, sino únicamente como una fase inicial suya, tras la cual debiesen venir tales mejoramientos, propiciados por el incremental saber de la ciencia y la técnica.

Sigue leyendo

Esther Rebato / Profesora de Antropología Física

Esther RebatoLa pregunta a la que intentaré responder desde un punto de vista bioantropológico no es tarea fácil. En la cuestión planteada hay dos partes: 1) ¿Qué es ser humano?, 2) ¿hoy?, es decir, una interpelación referida al tiempo. Precisamente, algo que nos define a los humanos es la capacidad de pensamiento temporal (tiempo) que los animales tienen (en algunos casos) de forma limitada. Si la pregunta llevara un artículo y dijera ¿Qué es el ser humano hoy?, se nominalizaría el adjetivo “humano” y sería posiblemente algo más sencilla de argumentar, al menos a nivel biológico. En este caso mi respuesta se basaría en el actual consenso entre las ciencias y las humanidades sobre “qué somos los humanos”, mientras que tal y como está formulada me ha hecho pensar sobre si “ser humano hoy” es muy diferente de “ser humano hace tiempo atrás, en otro momento de nuestra historia”, y por tanto, en connotaciones menos biológicas (seguimos siendo la misma especie, Homo sapiens, desde hace miles de años) y más filosóficas, económicas, socioculturales y psicológicas, e incluso políticas, en la que no soy experta. Por ello, y basándome en la lectura de otros autores (ver referencias), me pregunto si podemos definirnos a nosotros mismos en un ambiente de crisis ambientales/ecológicas, conflictos sociales y relaciones mediadas por la tecnología, si realmente somos los seres humanos que éramos hace décadas (ni siquiera me remonto a hace miles de años) en un mundo que se ha transformado -por nuestra propia intervención- a una gran velocidad, si nuestro pensamiento y nuestras emociones siguen evolucionando y en qué sentido, si la exploración del espacio y el carácter planetario de la complejidad económica, ecológica y cibernética, están construyendo las bases de una consciencia global inevitable.

Sigue leyendo

Joaquín Sevilla / Responsable de divulgación del conocimiento de la Universidad Pública de Navarra

Joaquín SevillaSer humano hoy es poca cosa. Hoy sabemos lo gigantesco que es el universo y lo minúsculo de nuestro hábitat en comparación. Hoy conocemos muchos detalles de los procesos evolutivos y que, en realidad, no somos la cúspide de la misma sino una rama más del enorme árbol de la vida. Sabemos que la velocidad de la luz es un límite inalcanzable. Sabemos, gracias al teorema de Gödel, que no se puede construir un sistema lógico cerrado y completo. El avance del conocimiento científico en los últimos siglos ha ido apartando a la humanidad del centro del universo en el que una vez se creyó (y en el que aún se creen algunos de nuestros congéneres).

Sigue leyendo