David Jou / Departamento de Física, Universitat Autònoma de Barcelona

David JouSer humano, hoy

Entre las diversas maneras de considerar lo que es ser humano, me gusta destacar la perspectiva de la relación. Cada célula de nuestro cuerpo es una red de relaciones metabólicas y genéticas; cada tejido y órgano tiene su razón evolutiva de ser en una cierta relación funcional. Pero nuestro ser desborda nuestro cuerpo, y se abre a otras relaciones: con los otros, con la naturaleza, con la tecnología y (tal vez) con Dios.

En la actualidad, esos cuatro grandes ejes relacionales sufren tensiones considerables: la relación con los otros, por la situación política (refugiados, migraciones, populismos, desencantos, retrocesos en derechos y logros) y por la interficie tecnológica (teléfonos móviles, tabletas, ordenadores, redes sociales); la relación con la naturaleza, por la gran presión sobre el medio ambiente (recursos naturales, residuos, calentamiento planetario) y por las novedades cosmológicas (que indican nuestra profunda vinculación cósmica y aumentan la plausibilidad de otras formas de vida en otros sistemas planetarios); la relación con la tecnología, por su aceleración y la radicalidad de su poder innovador (inteligencia artificial, robótica, psicofàrmacos, ingeniería genética, biología sintética); y la relación con Dios (desasistida, empobrecida, desaprovechada), diluida en un olvido considerable entre tantas prisas y distracciones.

Al cambiar las relaciones, se modifica nuestra forma de ser humano. La aceleración tecnológica y financiera rompe nuestro tiempo con sus prisas y dificulta la asimilación de novedades y la transmisión de referencias cívicas y espirituales; la globalización disloca el espacio humano y produce desarraigo vital y disgregación colectiva; las posibilidades de intervención biotecnológica apuntan hacia un futuro más o menos transhumano o posthumano en que nuestra especie quedará probablemente sobrepasada. Creo que ser humano hoy supone -como siempre, pero con mayor densidad de perplejidades- insistir en la libertad, en la responsabilidad, en la solidaridad, en el espíritu crítico y autocrítico, en el reconocimiento del otro, en la apertura a cierto grado de misterio.

0 pensamientos en “David Jou / Departamento de Física, Universitat Autònoma de Barcelona

  1. Arantxa Ugartetxea Arrieta

    Me ha llamado la atención el hecho de resaltar sobre todo el aspecto relacional de nuestras actuales vidas abiertas a relaciones desconocidas. El enigma es parte de nuestra existencia. ¿Tiene esto que ver con la espiritualidad? yo pienso que sí. Al entrar en ese mundo de las liturgias religiosas si no experimentamos la apertura a ese mundo del misterio creo que flaco favor nos hacemos logrando una dependencia no liberadora. En ocasiones consumimos religión en lugar de avanzar en el vuelo liberador de una apertura emocional de nuestra mente. Pienso que el mayor tesoro que puedo disfrutar mientras vivo es el de experimentar una buena relación, hasta con lo enigmático. Gracias.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>